10 diciembre 2015

 

             

Aspecto del agua de la parcela con carpas (izqda) y de la parcela control que nunca había sido ocupada por carpas (derecha) antes del inicio del experimento de retirada de esta especie . Se aprecia la mayor cantidad de sólidos en suspensión en la parcela con carpas.

 

Equipo encargado de los muestreos y análisis de muestras (Carmen Zamora, Manuel Villar, Daniel Redondo, Andrés Rivero, Laura Egido, Mario Mohino y Manuel Martín-Vivaldi tras la cámara).              


En diciembre de 2014 iniciamos un estudio del efecto de la carpa sobre los sistemas acuáticos de Padul en colaboración con investigadores de los Dptos. de Ecología y Zoología de la Universidad de Granada y con el Área de Conservación del Espacio Protegido de Sierra Nevada (Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía). Un primer análisis de los efectos de la retirada de la carpa de una parcela hasta el mes de junio de 2014 fue presentado en septiembre como trabajo de fin de máster por la bióloga Andrea Tendero Salietti, y puso de manifiesto la influencia de las carpas en la turbidez de las aguas y la composición de las comunidades planctónicas presentes. Los muestreos realizados con posterioridad hasta completar un ciclo anual permitirán evaluar los cambios en esos parámetros a más largo plazo, y se abordará también el efecto de las carpas sobre las comunidades de macro-invertebrados acuáticos. El análisis del material recogido en los muestreos servirá para la elaboración de nuevos trabajos de fin de grado a cargo de cuatro alumnos de último curso de Biología de la UGR. A partir de ahora, las actuaciones de AGNADEN en las parcelas experimentales estarán destinadas a mantener la carpa fuera de nuestras parcelas y tratar de recuperar en ellas las praderas de macrófitos sumergidos que permitan un enriquecimiento de las comunidades acuáticas, hasta restituir una dinámica que incluya las especies de peces autóctonos (principalmente el cacho) y anfibios que antes vivían en la laguna.

 

                             

                 

Cepellones del macrófito Myriophyllum spicatum en las madres con aguas limpias del sur de la depresión de Padul.  Es una de las especies que esperamos recuperar en las lagunas experimentales. Ya hemos comprobado que prosperan con éxito en charcas libres de carpas y cangrejos americanos. (Fotografía: Manuel Martín-Vivaldi).                            

                         Aspecto de la laguna del Ojo Oscuro repleta de macrófitos sumergidos (principalmente Charophyta) antes de ser invadida por las carpas. Las charas se instalan de forma expontánea en las charcas de nueva formación realizadas para anfibios en la zona, por lo que su recuperación es sencilla siempre que se consiga mantener a raya a los cangrejos americanos, que las consumen ávidamente. (Fotografía: AGNADEN)